Entrevista Desakato: “No creo en la regeneración del sistema, es necesaria una revolución cultural y educativa para empezar desde cero.”

Por , el 17 - 05 - 2016

Nunca Asturias había sonado tanto a fuego. A rabia convertida en acordes, y letras certeras cuya diana es un sistema opresor. Cuentan con una trayectoria increible, una escalada vertical que en tan sólo cinco discos ha convertido a una formación emergente en unos de los nombres más buscados en festivales de todo el país. Hablamos de Desakato: fuerza y potencia, garra, una explosión de rock desenfrenado que arrasa en cualquiera de sus directos. Llegaron en 2003 con ganas de quemar el escenario y gritar todo aquello que huele a rancio y a injusto. Y joder, hoy lo digo sin tapujos: han dado en el clavo.

desakato

La Teoría del Fuego es su último disco. Llega en 2016 como la justa evolución del magistral Buen Viaje: su disco álgido hasta el momento. Pedir una evolución como la que llevaron a cabo en el último trabajo sería exigir un nuevo cambio de estilo, y Desakato ha decidido indagar un poco más en un sonido que definitivamente les ha catapultado al olimpo del hardcore español. “Tener dos voces tan diferentes nos lleva precisamente a hacer esto. Veníamos de unos discos en los que no acabábamos de encontrarnos del todo, buscando el camino en cuanto a estética del sonido. Con Inercia nos quedamos navegando en un sonido un poco cojo, pero en Buen Viaje dimos definitivamente con la tecla. En este disco hemos querido experimentar un poco más, pero tampoco nos planteamos qué sonido debamos tener o cómo debieran de ser las canciones: simplemente, salen.”

Y cómo salen. Pero, ¿qué hay detrás de toda esa potencia? Fuego, rabia e ideas de revolución. Y  filosofía suficiente como para sostener algunas de las canciones más potentes de los últimos años de la industria rock del país. ¿Qué mueve a uno de los grupos de rock estatal más incendiarios del panorama? “El concepto de La Teoría del Fuego habla de la necesidad de volver a la edad de piedra, a descubrir el fuego, de destruir absolutamente todo lo existente para volver a empezar de cero.”

des5
Entre cañas y un marcado acento asturiano nos reciben Pablo y Gabri, que han venido hasta la jungla de asfalto que es Madrid para regalarnos unas palabras de su nuevo disco. Los ojos de Pablo delatan la entrega total a por lo menos dos pasiones: la música como modo de vida y la necesidad de destruirlo todo para comenzar de nuevo. Les pregunto, movida por sus incendiarias letras, qué clase de revolución podría encabezar Desakato. “Es necesaria una revolución cultural y educativa para empezar desde cero, para que la gente cambie su percepción sobre todo. La presión a la que estamos sometidos no es exclusivamente política, yo creo que empieza mucho más atrás: desde la raíz, eso está clarísimo.” Sus palabras no suenan a panfleto de barra de bar ni a discurso manoseado: habla con la serenidad de un catedrático seguro de sus ideas. “Y luego habrá que llegar donde haya que llegar. Sin límites. Yo no creo en la regeneración del sistema ni en el sistema capitalista. Estaría dispuesto a luchar contra eso hasta el final.”

Este espíritu inconformista ha consolidado, año tras año, disco tras disco,  lo que Desakato son hoy: un rock estatal consistente, grave, arrasador. De ritmos imparables y riffs vertiginosos contrastando contra unas voces muy melódicas y bien trabajadas. ¿Influencias? Suena Bad Religion como grupo de cabecera. O Hamlet, todo un referente nacional.Gojira, hatebreed, Iron Maiden: todos estos nombes salen a relucir debido al inminente Resurrection Fest, del que formarán parte este 2016.

Les dejo caer algunas preguntas.

desakato2
 

Hace años creíais en la revolución. De hecho, en una entrevista para Entreacordes confirmabais que ésta ya estaba llegando. Años después y con perspectiva, ¿podríais decir lo mismo?

“En aquel momento probablemente se estaría fraguando el 15 M. Y no dejo de reconocer la importancia que tuvo, sobre todo a nivel de participación de la gente, de despertar conciencias y ver que es necesario estar todos a una. Hizo que la gente volviera a interesarse por la política, que viera que no sólo es algo del congreso de los diputados. Por otra parte, creo que estaba muy bien el contenido pero luego al final los objetivos y la concreción de todo aquello no fue todo lo allá que a mí me hubiese gustado. Puede que me sintiera un poco decepcionado al respecto. Algo quedó, por supuesto, y fue necesario. De hecho sería perfecto si volviera a resurgir algo de aquel movimiento del 15 M.

Alternáis la composición en castellano con vuestra lengua asturiana. ¿Hace falta reivindicarla?

“Nuestra lengua está muy menospreciada en nuestra tierra. Y a nivel nacional, está incluso denostada. Ni siquiera tenemos la denominación de lengua oficial. De hecho, recientemente, un miembro del PP se ha vanagloriado a través de las redes sociales de haber dejado fuera de las instituciones el asturiano. Hay mucha gente en Asturias que sigue pensando que es una lengua de ignorantes, cuando hay muchos artistas, mucha población que la sigue utilizando para expresarse. Creemos necesario luchar también por nuestras raíces, por nuestra cultura. Pero lo que hay que cambiar, sobre todo, es la percepción: no por hablar asturiano somos paletos.”

¿Qué ofrece la capacidad de autoproducirse, hoy en día?

Autoproducirse empezó casi como una obligación. Aunque el primer disco lo sacamos con una discográfica (con una especie de subsello de la misma), fue una experiencia horrorosa. Nos vendieron la moto de que íbamos a salir en televisión, ganar mucho con los derechos (de hecho les cedimos parte)…un desastre. Un sacadineros sin más. A partir de ahí es cuando empezamos a trabajar nosotros, disco a disco, viendo que podíamos recoger lo que sembrábamos…y desde entonces decidimos hacer todo, o al menos decidimos que todo pasara por nuestras manos. Contamos con la ayuda de Mata [El Garaje Producciones] y nos está yendo muy bien. De hecho este disco hemos tenido ofertas de discográficas, pero no lo veíamos necesario.

Hace muy poco se cumplía un año de la vergonzosa (aunque no única) prohibición para la actuación de S.A. en Madrid. De un tiempo a esta parte, grupos revolucionarios o irreverentes han sufrido obstáculos o intentos de este tipo, como Def con Dos o Los Chikos del Maíz.

“Me parece una vergüenza. En este país estamos todo el día hablando de libertad de expresión, se nos llena la boca diciendo que esto es democracia y que todos podemos participar. Y llegan grupos que dicen las cosas claras como los que has citado y pasa lo que pasa. O como Berri Txarrak, que les acusan de ser proetarras. Cualquiera que sea del país vasco parece que recibe esa acusación, igual que si no eres constitucionalista es por terrorista. Te llevan directamente con el rebaño: “tienes que pasar por aquí, por este aro”. Pues no. No es necesario pensar como quieren los poderes oligárquicos.”

“En este país se nos llena la boca hablando de libertad de expresión y de democracia. Y luego llegan grupos que dicen las cosas claras y pasa lo que pasa. Te llevan directamente con el rebaño: “tienes que pasar por aquí, por este aro”. Pues no. No es necesario pensar como quieren los poderes oligárquicos.”

¿Cómo es la composición de vuestros temas?

“Es un proceso bastante orgánico. Cuando nos cansamos de tocar lo mismo, tenemos un período entre concierto y concierto, llega alguno con algún riff y vamos construyendo a partir de él. Puede llegar Pablo con un tema y nos ponemos a tocar…hasta el abismo, hasta donde consideremos que tenemos la canción.

¿Cuando empezasteis con esto, teníais la intención de llegar hasta aquí o fue sin pretensiones?

(Pablo ríe). “No, no, cuando empezamos en esto queríamos ser los Rolling Stones. Queríamos llegar a tope. Yo personalmente tuve bastante emoción con esto, y la sigo teniendo. También es cierto que no te puedes obsesionar por intentar alcanzar una meta inalcanzable, hay que disfrutar del día a día. Hace años tampoco habríamos pensado que íbamos a llegar tan alto, así que hay que disfrutar de esto: de poder producir nuestros propios discos, que haya gente a la que le guste lo que haces, recibir mensajes por internet en los que nos cuentan que nuestras canciones les ayudan en situacinoes difíciles de la vida…es una pasada.”
des6

 

Les invito a pasar por la teoría del fuego: a sentarse en la butaca ante el espectáculo de cómo todo se desmonta. El pase especial: “Pacto de Sangre”, un documental con imágenes caseras que como tesoros nos van descubriendo una trayectoria completa de la banda, además del proceso de grabación de su último trabajo. “Queríamos reflejar precisamente eso, las dificultades que tiene un grupo a la hora de salir a tocar, de grabar un disco…el día a día de Desakato. También queríamos mostrar el proceso de cómo fue la construcción del estudio a través de los años y las obras. Que la gente vea que no todo es un camino de rosas, que llega el lunes y nosotros tenemos que ir a trabajar también.”

Doloroso pero real: ni siquiera un grupo de esta envergadura es capaz de mantener económicamente a sus componentes. “Yo tengo la suerte de poder dedicarme a la música porque tengo el estudio de grabación, pero el resto de miembros de momento tienen también otros trabajos”, nos cuenta pablo. “A Dani, con el tema de su trabajo, le fue imposible compatibilizar todo, y al final con el paso de los años llega un momento en el que se hace muy complicado y ha tenido que dejar la banda.”

“Cuando todos los héroes han muerto hay que crear otros nuevos, o convertirse en héroe uno mismo. Hace falta esa revolución cultural y política, pero renovadora y radical. De ir a la raíz, nada de poner parches a algo que vemos que no funciona y que se está muriendo.”

Rockeros idealistas: el ingrediente perfecto para que la música tenga espíritu detrás de los riffs de guitarra. Desakato son música y revolución, son sangre, realidad y fuerza. Antes de despedirnos, les hago una última pregunta. ¿Qué hay que hacer cuando todos los héroes han muerto?

“Crear otros nuevos, o convertirse en héroe uno mismo. Hoy en día hay falsos héroes, muchos falsos profetas que se consideran mesías ante las masas, pero creo que no estamos dando en la tecla. Hace falta esa revolución cultural y política. Pero renovadora y radical. De ir a la raíz, nada de poner parches a algo que vemos que no funciona y que se está muriendo.”

TEXTO: Inés Rodríguez

    1 comentario

  • Edu dice:

    Es curioso que hace años cuando todo iba mejor (económicamente y en cuanto a derechos civiles) había bastante más grupos de este estilo. Hoy día son muchos menos, porque hay una auténtica censura y sólo se pone a los que “pasan por el aro”, y es así en prácticamente todos los canales (radio y TV) porque ya casi no quedan espacios para la música alternativa… Ole por Desakato y por querer guisárselo y comérselo todo ellos, así no dependen de nadie. ¡En internet los seguiremos!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.