Lo Mejor del Metal: Wilma’s Rainbow (1994) de Helmet