Loquillo. Vuelven los tiempos oscuros