Marshall, los altavoces más rockeros