Opinión – El cierre de Grooveshark