Opinión – El crítico musical vs. el aficionado