Toundra. Del frío llegó la muerte