Crónica de Ride en But – 8 febrero 2020