Pagar con tarjeta es mucho más que efectivo