Entrevista a Jorge Ilegal – “Jorge Ilegal y los Magníficos somos necesarios”

Por , el 07 - 12 - 2011

Jorge Ilegal tiene claro que ha venido “a hablar de su libro”, su nuevo disco Nuevo Rumbo, y no necesita ni una pregunta inicial para explicar con entusiasmo y nula modestia los motivos de su nuevo proyecto con Los Magníficos. Los Ilegales han muerto, pero permanece la chulería, la altura física y mental, y el orgullo inquebrantable de un asturiano aparentemente indestructible.

[Jorge]: Cuando tuvimos el disco [grabado] nos dimos cuenta de que el estéreo no estaba bien del todo, así que lo regrabamos de nuevo en mi estudio. Empleamos el sistema de grabación más natural posible, todavía no es perfecto pero casi, no hay nada que se grabe así ahora. Parte de otro disco de Magníficos está grabado, pero quiero experimentar con todo, con otro sistema diferente, para conseguir un sonido más natural aún.

Aparte de los miembros de Ilegales, ahora hay un saxo y un vibrafonista
Hay una cantera de músicos tremenda en Asturias, tienes de todo y de máxima calidad. El saxofonista había trabajado en Ilegales ya. El vibrafonista Xuan Zem tocaba musica experimental con su propio grupo Zem, genera buenas melodías, no es que sea un virtuoso pero cumple, le da el punto que queremos al grupo, y además tiene muy buenos instrumentos, que también es importante. Para abordar este proyecto hubo que hacerse con una colección [de instrumentos] tremenda, si no se haría mal, no se puede agredir a un león con un palillo, te acaba comiendo.

Además del acopio de instrumentos, supongo que habéis tenido que estudiar mucho, el bajista cambia a contrabajista, las técnicas de percusión son diferentes…
Yo quizá el que menos, venía de tocar esta música hace tiempo y la verdad es que me ha costado muy poco trabajo, pero bueno, tangos no había cantando en mi puta vida, me puse a ello, oí a otros… si estos se atreven voy a probar yo, y a la semana… (risotada), en este primer disco no hay ninguno, pero para el siguiente ya verás como hay un par de ellos cojonudos.

Comentas que ya venías de tocar este tipo de música, ya que empezaste en orquestas de baile, 30 años después esas orquestas…
(interrumpe asqueado) se han envilecido al máximo: sonido pregrabado, visten como payasos, el repertorio no puede ser más repulsivo, joder… no conozco ninguna orquesta que haya intentando mantener esto vivo. Son todas espectacularmente horteras, chabacanas…

¿Crees que hará falta hacer pedagogía de ciertos estilos?, ahora mismo si dices bolero o tango la gente piensa en reggaeton y en Luis Miguel…
Pues es posible, sí, es posible que la gente interesada descubra tipos de música muy necesarios, siempre digo que Jorge Ilegal y los Magníficos somos necesarios ahora. Hay un montón de corrientes musicales que han sido injustamente relegadas, que son valiosas y hay que recuperarlas. Hay que aportar repertorio nuevo, por eso estoy componiendo en esos estilos, tocar alguna canción bandera que sirva como referencia y que indique al público en qué dirección vamos, y también tocar canciones perdidas y antiguas, que las hay muy buenas, y las vamos a recuperar.

En este disco la canción bandera de referencia sería ‘Bésame mucho’…
Es una canción por la que siento cierta animosidad (risas). Hemos hecho un tratamiento muy a lo Oscar Alemán, se ha utilizado como motivo musical para desarrollar algunos solos realmente interesantes. El arreglo es como un swing de los años 30 o principio de los 40… parece música de 1937, pero muy bien grabada.

Otra canción de referencia es una que no está en el disco, pero que tocas habitualmente en directo, ‘Bony Moronie’, ‘Popotitos’ en castellano…
Me gusta esa canción, la ponía de pequeño y ha marcado mi infancia. La versión de Larry Williams es muy buena, la de los Teen Tops también, tiene mucho punto aunque el bajo entra con retardo, pero no importa, la canción va subiendo en intensidad. He oído cientos de versiones (de Bony Moronie/Popotitos). Otra canción referencia es ‘La Plaga‘ (ndr: versión en castellano de ‘Good Golly Miss Molly‘).

Yo creo que sí estarán en el próximo disco, editaremos singles y EPs para ir construyendo el siguiente disco. También recuperaré algo del repertorio de cuando tenia 16-17 años, ‘Toda una vida‘ de Osvaldo Farrés, que hacía Antonio Machín, es muy emotiva, pese a lo simple del mensaje.

¿Cómo vais a enfocar la gira con este formato de grupo?
Este formato es caro, queremos ofertar algo que no sé si podremos ofertar, ya que van a tener que ayudarnos las instituciones, que no están para ayudar a nadie en estos momentos. Queríamos acercar la colección de instrumentos que tenemos a otros músicos, montar puntos de escucha para que puedan oírlos… no sé si será posible en la primer gira, pero en otras, por lo menos lo vamos a intentar. No me considero poseedor de mis instrumentos, somos usuarios temporales de ellos, que tienen que sobrevivirnos y ser entregados a las próxima generación en buen estado.

Y está el tema de las salas, hay pocas que suenen bien…
Locales al aire libre sería lo deseable. Pocas discotecas tienen configuración de teatro, la gran mayoría de locales donde he tocado con Ilegales no van a servir. Mover esto es carísimo, entiendo que es una cruzada cara, pero hay que tener huevos y ofertarlo, si luego el público es tontorrón y no lo capta (gesticula jocosamente) pues bueno chico, que le vamos a hacer, pero hay que asumir este riesgo. Yo creo que a la larga funcionará.

En estos estilos la voz es muy importante, ¿de verdad crees que tienes voz suficiente?
¡Por supuesto!, mi voz es lo más fuerte del mundo, te lo aseguro. Con Ilegales quedaba un poco sepultada en las guitarras, pero he demostrado en directo que puedo cantar esos géneros, sé que son conflictivos, que se ve si cantas o no cantas. Yo he tenido la posibilidad de educar mi voz un poquito, hasta casi los 10 años, que fue cuando me expulsaron del coro.

Fue en plena beatlemanía, habíamos bebido el vino de los curas, nos habíamos comido unas ostias y en el coro empezamos a cantar la canción ‘She Loves You‘ con la letra “Me la pillé, llé, llé…”. Me expulsaron del coro con una buena somanta, a mí y a varios (risas).

Las letras de los Ilegales tenían mucho mensaje, ahora tratan más sobre sentimientos, ¿es diferente cantar sobre una u otra cosa?
Creo que ‘Estrella venenosa‘ es una canción muy ilegal, y ‘Nuevo rumbo‘ también. (canta) “me he confesado a mí mismo las más terribles verdades”, ese rollo casi antinacionalista de no reconocer fronteras, ni naciones, ni banderas. Espero que los nacionalistas, con esa inteligencia suya, no la entiendan muy bien. También puede ser muy ilegal ‘La herida abierta‘, y no veas el tango (recita) “mi copa y yo vamos a separarnos, no es una tragedia, tan sólo es el final”.

Hay un montón de textos ilegales q no cabían en el rock and roll, había que buscarles acomodo, y que mejor acomodo que una música hispana de alto valor musical y emocional que ha sido vituperada sin razón alguna y desechada para introducir géneros realmente repulsivos en su lugar. Lo llevamos en los cromosomas, tengo la esperanza de que algún mecanismo o atavismo en nosotros funcione.

¿Cómo está reaccionando el público ilegal hasta ahora?
Gran parte se está apuntando. Entiendo, creo que con buen criterio, que la nueva oferta no carece de valores.

Háblanos un poco de las canciones, ¿’Jardín mortal’?
Es una especia de vals, casi renacentista, con ese tiempo de ¾, y le he añadido una letra totalmente psicodélica.

¿’O bosque das fresas’?
Narra la historia de cuando me maldijeron, cuando tocaba en orquestas me maldijo la cantante del grupo. las brujas no existen, pero haberlas haylas, eso ocurrió en Galicia, es una historia tan gallega…

¿’Inútilmente’?
De Alfredo Núñez de Borbón, mexicano. Es una gran canción, oculta porque la grabación que existe de ella es malísima, muy oscura, y además la manera de cantar estaba colocada en unos medios graves, algo antinatural, hay que cantarla con naturalidad. Esta canción la encontré en un viejo disco de pizarra, tengo un amigo con una buena colección y luego resulta que apareció en el CD que venía en El libro del bolero, un libro muy interesante.

¿Cuáles han sido, hasta el momento, los mayores apoyos y las peores dificultades que has encontrado en este proyecto?
Dificultades: ver que el disco estaba grabado y teníamos la mezcla, pero entró alguien en el estudio y lo borró todo. Los tontos es gente que da mucha pena pero que joden mucho, hubo que hacerlo todo de nuevo. Aunque al regrabarlo quedó mucho mejor, ¿eh?, todo hay que decirlo.

El mayor apoyo, descubrir una canción como ‘Nuevo rumbo‘, que no hubiera existido de no haber retrasado el disco, y unos sistema de grabación que permiten un estéreo totalmente natural, un tipo de alta fidelidad muy conseguido. Creo que técnicamente es lo que mejor he grabado en toda mi vida.

¿Qué otros proyectos tienes entre manos?
Quiero acabar un libro, Mi vida entra las hormigas, autobiográfico y al tiempo una historia de ciencia ficción me temo (carcajada).


Texto: Rafael Mozún
Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.