Entrevista con Arkaitz Zayas vocalista de Hiverland: “En estos oscuros tiempos la autoedición es lo que mejor ha funcionado en nuestro caso”

Por , el 12 - 01 - 2011



Tras mucho esfuerzo el grupo vasco Hiverland ha podido enderezar un camino a veces excesivamente tortuoso y gracias a la autoedición publicaron en 2010 The Return, un disco que pone un punto y aparte en su trayectoria. Su vocalista Arkaitz Zayas, nos desvela el contenido del disco así como la filosofía de la banda, desmarcándose del power metal clásico para mostrar una evolución inevitable y libre de ataduras estilísticas. Pero, ante de todo, revela el secreto mejor guardado, la procedencia de su batería Bjorn Mendizabal.

Podrías comenzar haciendo un breve repaso a vuestra trayectoria… ¿Desde cuando funciona la actual formación, incluyendo las circunstancias de la vinculación de Bjorn Mendizabal…? ¿Es cierto su origen escandinavo?

Somos el resultado de varios meses de búsqueda y preparación para entrar en la banda, al servicio de la idea común que parte de Arkaitz Zayas pero, a la que todos hemos aportado algo y aportaremos con más fuerza en el futuro. Cada uno de nosotros tiene su propia historia sobre como entro en la banda y el último en entrar fue precisamente Bjorn Mendizabal. Resulta que es bien conocido por estas tierras por haber sido batería de bandas como Azken Garrasia o Quaoar. Ante la necesidad de un batería enseguida se pensó en aquel de largos cabellos rubios, tan exótico y del que nadie lograba asegurar de donde parten sus orígenes. Se ha dicho de él que era noruego, sueco o finlandés (muchos apoyaron esta versión por la fama que tiene hoy la nueva ola de metal de Finlandia). No es de ninguno de esos países, porque resulta que es nacido en Euskadi aunque tiene parte de origen danés.

Me gustaría que me aclararas si los tres temas que están en The Return, incluidos también en Need For Survive, editado en 2008, son las mismas versiones o habéis hecho algún cambio.

Los cambios que hemos hecho en estos tres temas para el disco, ha sido básicamente un lavado de cara de las versiones de 2008, las armonías de algunos coros están mejoradas, los temas se volvieron a grabar instrumento por instrumento y eso también ayuda a que los temas hayan mejorado.

Vuestro anterior disco data de 2002, ha pasado mucho tiempo hasta publicar The Return. ¿Cuál ha sido el motivo y… qué evolución tiene este nuevo álbum con respecto al primero?

Uno de los motivos principales ha sido la falta de enfoque que había en formaciones anteriores, desde el principio Hiverland ha tenido claro que para hacer cualquier cosa dignamente hay que trabajar duro. En anteriores etapas de la banda siempre había controversia al plantear una forma de trabajar nueva para ir mejorando y no siempre se estaba de acuerdo con las composiciones. Esto, lógicamente, no lleva a buen puerto y por eso hemos estado tantos años hasta encontrar una formación estable.

Ahora se goza de técnica y de riqueza musical, contamos con unos músicos de excelente nivel musical y personal, eso ayuda bastante a estar centrados e ir cumpliendo objetivos sin que nada nos saque del camino.

Entiendo que The Return lo habéis auto-editado, ¿Qué esfuerzo y sacrificio implica esto?

Supongo que, como todo, la autoedición tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Nos hemos arreglado bien, es un trabajo duro porque no puedes delegar nada en nadie, básicamente porque lo hemos hecho todo nosotros, a parte de la portada y la mezcla, vamos. Creo que en este disco hemos aprendido mucho respecto a cómo trabajar; es duro pero nos ha gustado la experiencia de no tener a nadie detrás metiendo prisa jajaja…

Trabajando así nos organizamos mejor, aunque sería un placer que alguien se interesase por nosotros. Aun así, en estos oscuros tiempos la autoedición es lo que mejor funciona, por lo menos en nuestro caso, ya que, de lo contrario, este disco no hubiese visto nunca la luz.

¿Cómo resultó el proceso de grabación, hubo alguna parte más complicada?, ¿quiénes llevan las riendas en el tema de composición?

Fue todo muy bien, teníamos todo claro desde el principio y las pequeñas cosas que podían ir saliendo eran pequeños arreglos que se nos iban ocurriendo sobre la marcha, se puede decir que la composición en The Return…, es cosa mía.

Sobre los temas nuevos, hay algunos que están pensados entre todos. Puedes hacer un tema completamente solo, sí, pero si tras enseñarlo resulta que no cuaja, lo mejor es trabajarlo entre todos. Lo trabajamos durante un tiempo y si sigue sin gustar se descarta. Nos encanta esto último, jajaja. Hace que cada uno se ponga las pilas para enseñar algo que pueda gustar al resto, no sé si es la mejor forma de trabajar pero a nosotros nos va funcionando.

Puedes resumir el concepto general de The Return en lo que se refiere al contenido letrístico, la imagen de la portada y su título. ¿Hay algún nexo entre todos los elementos?

The Return…, es la respuesta a todos esos años de “parón” y todo lo que ocurrió entonces. Es como el último grito que se efectúa al intentar desligarse de alguien. Intentaron frenarnos, nos dijeron que no lo intentásemos, nos pusieron trabas y cuchichearon a escondidas sobre que deberíamos, o no, hacer. El ángel fue un motivo tomado para la portada de esa maqueta de 2002, pero en esta portada, las alas del ángel de la portada son oscuras precisamente por todo lo que ha pasado desde aquel inocente Wings in Flames. El grupo ha madurado en todos los aspectos y es ahora cuando se inicia el camino. Así, las letras hablan de experiencias, de necesidades y de esperanzas.




De todos los temas que componen The Return, ¿hay alguno que te gustaría destacar por algún motivo especial?

Desde un punto de vista musical se ha hablado mucho de la canción cuyo título da nombre al disco por ser el germen de un nuevo sonido de la banda, con ritmos a medio tiempo y voces trabajadas pero también destacaría otros como “Million Ways” o “Never Surrender”.

Precisamente “Never Surrender”, junto con “Dark Angel”?, son los temas que más me han llamado la atención. ¿Podrías hablarme de ellos?

“Never Surrender” es un tema sencillo pero con pegada, medio tiempo con mucha melodía y un estribillo a lo Helloween; en cuanto a “Dark Angel”, este es un tema que teníamos ganas de hacer, largo, con muchas partes y algunas colaboraciones de músicos de otras bandas de nuestra ciudad, el resultado ha sido muy satisfactorio y es uno de los temas hímnicos del disco que no olvidaremos fácilmente.

“Riders Of Metal”, según mi percepción, me suena a Manowar, ¿Que opinas al respecto?

Efectivamente, se compuso con ese fin. Al principio iba a ser una especie de tema freak lleno de rabia tocado “a lo Manowar”, aunque pensábamos que caería en el olvido y que nos cansaríamos de tocarlo. Ha pasado el tiempo y no sabemos qué tiene ese tema pero, para nosotros, ya se ha convertido en imprescindible en nuestros directos. Uno de los mejores temas del disco independientemente de a qué suene, jajaja…

De la hornada de tantos grupos que surgieron en la etapa dorada del power metal, ¿os identificáis con alguno en particular?, ¿Con cuales crees que se os puede comparar por estilo?

De los resquicios de aquella etapa dorada surgió Hiverland en 2002 pero siempre mirando hacia grupos de fuera de la península como Helloween o Iron Maiden. Con el paso del tiempo y la entrada de nuevos músicos se fueron creando cortes nuevos como la canción “The Return”, por lo que creemos que es un poco arriesgado tildarnos de power metal. Tiene aún muchísimo que ver con aquél estilo pero posicionar a la banda en ese saco obligaría al mundo a obviar ciertas canciones como la que ya he citado o “Million Ways”.

¿Qué puede ofrecer en la actualidad el power metal, que no haya ofrecido ya? ¿Crees qué aún hay camino por recorrer en ese sentido o se trata de mantener vivo el estilo?

Creemos que estamos en un momento donde el estilo está empezando a liberarse, ya no hay tantos tabúes a la hora de fundir estilos. Mucha gente considera que cada estilo tiene unas bases fuertes y definidas y ese tipo de gente suele subrayar su pertenencia a tal o cual estilo. En síntesis, es lo mismo que hace otra gente con la religión, con las ideas políticas o con las normas que cada uno imponga en su propia casa. Suponer la invariabilidad de algo cuando el ser humano es y necesita ser variable solo crea contradicciones y en este caso el impedimento de disfrutar de la música, que es para lo que está.

Esto no significa que repudiemos el power metal o que vayamos por derroteros comerciales (un absurdo, por cierto, considerando el momento que se vive), tan solo que como creadores, tenemos la oportunidad de crear lo que queramos cuando queramos. Para la gente que pretende privar al mundo de ese placer de la creación libre es para quien no va dedicado Hiverland.

Finalmente, ¿con qué frase intentarías atraer a los aficionados hacia vuestra propuesta musical?

Si necesitas adrenalina y pasión a partes iguales ¡deja que nos colemos en tu reproductor de música!

 

POR LOCKY PEREZ



Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.