Entrevista con Lichis: “Estaba en un punto de mi vida en el que necesitaba reaprender cosas y desaprender lo aprendido”.

Por , el 24 - 04 - 2012

Los Troublemakers Blues Review son algo más que una simple banda de versiones de Blues. Sin duda, mezclan la veracidad del sentimiento y el alma con la precariedad (en el buen sentido) del Blues más primitivo. Una banda de all-stars liderada por Lichis, acompañándose de Julián Kanevski, Manolo del Campo y José “Niño” Bruno (sin olvidar a Juli “El Lento”, antes en la batería) que han editado “Chicano Blues”, un primer LP que será el preámbulo de un segundo rasgueo de un especial proyecto.

Once versiones de blues, mayoritariamente de Willie Dixon. ¿Cantas este Blues por sentirlo tú o para que los demás lo sientan?
Pues sobretodo por buscar algo en lo que asirse un poquito, porque cantar una tarde donde encontrar tu propia voz en algo es un viaje bastante difícil. Canto Blues casi por buscar una especie de auto-conocimiento, por tratar de explorar en los sentimientos que me hicieron empezar en la música. Comencé escuchando Rock y otro tipo de cosas, pero con el tiempo he ido valorando que la esencia de lo que me gustaba está en el Blues, tanto por la forma de cantar como en los timbres, sonidos, escalas…

Diría que es la complejidad de cantar algo que tú mismo has interiorizado.
Sí, ese sería un poco el reto. También era rendir cuentas por hacerlo en una edad madura. Volver al Blues era la manera de rendir cuentas con lo primordial y con lo que un músico se inicia cuando toca en los locales. Es agarrarse a una guitarra y tocar una estructura de Blues de doce compases. Todo para darte a conocer y también para buscar comunicación con otros músicos. Estaba en un punto de mi vida en el que necesitaba reaprender cosas y desaprender lo aprendido, y es ahí donde estaba el Blues.

¿Esto podría entenderse como un final de ciclo?
Sí. Yo creo que los ciclos musicales –como en la vida- son un poco como una cosa circular donde te vas alejando del punto en el que empezaste para volver otra vez allí. Eso es importante porque en la música hay muchos estímulos. Independientemente de los estilos que te gusten, más o menos, siempre hay buena música en todos ellos. Entonces, para mí, es tan bueno tratar de buscar cosas nuevas como volver a la música con la que comencé porque a medida que vas creciendo vas descubriendo nuevos matices.

Es un punto interesante porque muchos artistas que conocemos los conocimos cuando pasaban una serie de circunstancias en sus carreras, en las que no tuvieron éxito en un principio pero lo lograron al alcanzar una edad madura. Por eso, este Blues que escuchamos, está tocado por gente de treinta, cuarenta, cincuenta o sesenta años, en el que llevaban mucho tiempo dándole vueltas a la música madurando muchas formas y sonidos. Salvo casos como el de Robert Johnson, claro.

El Blues es una música que te estimula cuando eres joven, pero a medida que va pasando el tiempo y uno se hace mayor también te descubre cosas nuevas.

Cierto. El repertorio de “Chicano Blues” es básicamente Blues primigenio.
Bueno, digamos que es un tipo de Blues comercial en el sentido de que fueron los primeros temas que grabó Willie Dixon para Chess Records y después se radió. Incluyendo también las primeras grabaciones de B.B. King. Es un momento excitante porque justamente de este repertorio salieron después los clásicos de Rock and Roll en un plazo de cinco o seis años, después del comienzo de Chess Records, cuando los chicos blancos empiezan a escuchar éste rollo. Por eso me parecía una etapa muy concreta y excitante de la historia del Blues.

En efecto, cualquiera que acelerara un poco el Blues se iba a encontrar con el Rock and Roll, como hizo Chuck Berry.
Exactamente. Además, las canciones que hemos utilizado del Blues se alejan de aquellos temas de doce compases, con partes “B”… que de alguna manera influenciaron el posterior repertorio del Rock and Roll.

No sabemos si temas como ‘You’ll be mine’, ‘Who’s been talkin’ o ‘Crazy for my baby’ son para un público neófito. Pero vamos, que no es lo típico de versionar ‘Spoonful’, ‘I’m Ready’ o ‘Mojo Boogie’.
Lo que también queríamos era buscar un repertorio para que a la gente que no le llegue el Blues consiga engancharse. Aunque nunca conseguiremos satisfacer a puristas y a gente que viene de nuevas. Pero nuestra intención era ir por ahí. También evitábamos unos temas más tópicos porque ya se habían tocado un montón siendo prácticamente piezas de jam session, como ‘Got my mojo working’ o temas de este tipo, más clásicos, con estructuras casi pensadas para improvisar en una jam que para grabar en un estudio.

Es posible que estos temas sean mucho más conocidos que aquí, por los oyentes del Blues en España, pero es la aventura de encontrar algo distinto.

¿Sería “Chicano Blues” un disco por capricho o por demanda popular?
Pues no me atrevería a decir de capricho porque es un disco hecho con honestidad y con amor a la música. Los músicos que han participado en este disco, con los que ahora estoy tocando, aunque hemos cambiado de batería, somos músicos que nos conocimos de hace un montón de años y trabajábamos en varios proyectos antes de embarcarnos en cosas más grandes. El Blues ha sido aquello que nos unió para empezar a experimentar con el Rock y con otro tipo de estilos. Es lo que antes te decía, era cerrar un ciclo.

Esta es una música muy curativa para el alma. Igual, técnicamente y en apariencia, es sencillo, pero es una música bastante compleja de interpretar porque permite mucho centrarse en el sentimiento… y eso es algo que te libera mucho el alma.

Si no me equivoco, este proyecto nació tras “Hotel Lichis” (2005). Después montaste algunos conciertos, pero quedó aparcado.
Sí. Lo inicié con los músicos con los que tocaba con La Cabra Mecánica en Barcelona. Lo intentamos un poquito pero la cosa se enfrió. Ellos empezaron también con otros proyectos… y coincidió que volviendo de regreso a Madrid hablé con Julián Kanevsky que andaba un poco libre. Conseguí el local y tuve tiempo para ensayar y prepararlo y nos pusimos a ello.

También ha habido mucho trabajo de ensayo, de quedar para escuchar canciones… y quizá en un primer momento era yo el que más tiraba a por ello que el resto de la banda. Pero ya te digo, coincidió con que aquí en Madrid me reencontré con Julián, con Manolo del Campo… y nos pusimos a trabajar en ello con más tiempo.

Incluso ahora estás también con lo de Miguelito.
Exacto. Voy a publicar un EP de cuatro temas con canciones mías centradas en el Pop y en el Rock, música americana… y también es algo que estoy haciendo con los mismos músicos con los que trabajo en Troublemakers. También, en este año, hemos grabado también mucha música instrumental para programas de televisión… O sea, que estamos en un momento muy bueno como banda porque además del Blues –que es lo que nos mantiene unidos- también hay un montón de cosas más. Seguimos trabajando juntos y eso se nota mucho a la hora de salir al escenario.

¡Una banda all-star! Además, ahora en la batería (cosa de la que antes hemos hablado) está José “Niño” Bruno.
Sí. Con “Niño” Bruno teníamos muchas ganas de volver a hacer cosas. Pero la verdad es que Juli “El Lento” es un batería excepcional al que echamos de menos. Es un lujado. Y ya te digo, llevábamos mucho tiempo tocando en grupos paralelos haciendo varias cosas. Ahora seguramente, para cuando pase el verano, nos volveremos a juntar y haremos un disco con José Bruno. Vamos a probar cositas.

¿Se supone, entonces, que Troublemakers Blues Review van a seguir un camino y que no tendrán un único disco?
Tenemos intención de hacer un nuevo disco y esta vez compaginando versiones. Por lo menos vamos a intentar hacer temas nuestros y probar otro tipo de cosas. Quizá así encontremos una sensibilidad más cercana. Últimamente estamos escuchando mucho a Joe Henry, así que procuraremos pillar ese tipo de cosas que también tiene Tom Waits. Seguramente, además, utilizaremos cosas que se quedaron en el tintero, como algún que otro tema con sección de metales. Posiblemente sea un disco más abierto (estilísticamente hablando).

Más cercano al Jazz o al Country, ¿no?
Sí, bueno… en ocasiones sale esa discusión que tendremos con Julián porque en directo desarrollamos eso que llamamos “música de negros que interpretan los blancos pero que nunca lo supieron”. En ese sentido también interpretamos alguna canción de Hank Williams, Johnny Cash o J.J. Cale. La influencia Country de la guitarra de Julián está siempre ahí y suele caer alguna cosita del estilo. Un viaje del blanco al negro.

¿Conoces a The Coasters? Eran negros pero hacían Country. También pasaba con Elvis, pues decían que era un blanco con voz de negro.
Sí. También decían algo parecido de Ray Charles porque le gustaba interpretar los clásicos del Country. De hecho, tengo grabaciones suyas interpretando clásicos del Country. Eso es también muy interesante, ahora que lo comentas. Las dos tradiciones musicales, lo que es el origen del Rock and Roll, es esa mezcla entre Blues con la música espiritual negra y el Country con la música espiritual blanca. Al final es una sensibilidad muy parecida. Eran dos mundos que estaban constantemente mirándose y con constante comunicación a pesar de los problemas raciales y políticos. Aunque al fin y al cabo también tienen que ver con la música porque son parte de ella.


Texto: Charly Hernández
Tags: , , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.